El espionaje acústico llega a la informática:


Los sonidos de teclear en el ordenador son lo suficientemente diferentes para ser descodificados, permitiendo grietas en la seguridad

Los sonidos de teclear en el teclado del ordenador son lo suficientemente diferentes para ser descodificados, permitiendo grietas en seguridad causadas por el «espionaje acústico», manifestaron investigadores de Berkeley, de la Universidad de California.

Los investigadores dijeron que eran capaces de introducir los sonidos grabados al teclear en un ordenador y usar un algoritmo para recuperar hasta el 96 por ciento de los caracteres del teclado pulsados por los mecanógrafos.

«Es una forma de espionaje acústico que debería lanzar una señal de peligro entre los expertos en seguridad informática y privacidad», expresó Doug Tygar, un profesor de Berkeley de ciencias informáticas y gestión de la información.

La investigación se fundamenta en un trabajo anterior realizado por los investigadores de International Business Machines que fueron capaces de recuperar el 80 por ciento de los registros tecleados.

Este estudio se apoyó en un mismo mecanógrafo que usaba el mismo teclado y un algoritmo entrenado con texto conocido y muestras del sonido correspondiente.

Por contra, el algoritmo del estudio de Berkeley se adapta al patrón de escritura de múltiples mecanógrafos y supera el ruido de fondo como la música o el sonido de los teléfonos móviles. Además, no se necesita ningún equipo especial de grabación; el sonido del teclado puede ser grabado usando un mecanismo estándar.

«El mensaje de este estudio es que no hay escapatoria fácil para el espionaje acústico», sostuvo Tygar.

Pero el experto en seguridad informática Peter Tippett afirmó que mientras esta investigación es interesante, las perspectivas de tal espionaje no deberían inquietar a los individuos preocupados por que los empleadores lo usen para observarlos o descubrir detalles de los negocios de los rivales.