Lamentablemente el Spyware es un gran negocio con unos grandes márgenes de beneficio para sus creadores:

Los proveedores de programas espía, que se niegan a renunciar a la posibilidad de obtener grandes beneficios, están desarrollando e implantando con éxito nuevas tácticas para acelerar la proliferación de programas espía, según el último informe sobre el estado de los programas espía, el State of Spyware Report, publicado hoy por el desarrollador de software anti-espía Webroot Software.

El informe alerta de espectaculares aumentos en el número de incidentes de programas espía corporativos de los que se tiene conocimiento, así como un gran crecimiento de la cantidad de programas espía en equipos empresariales, con un aumento del 19% solo durante el último trimestre, y en el nivel de sofisticación con el que los programas espía invaden los PC, esquivan las acciones de detección y eliminación, y comunican los datos desde sus objetivos a terceros.

El equipo de investigación sobre amenazas de Webroot descubrió con igual alarma que los investigadores de los programas espía están aumentado activamente sus canales de distribución y se están introduciendo en nuevos mercados. Webroot revela en el informe que el número de sitios web que distribuyen programas espía se ha multiplicado por cuatro desde el inicio de 2005 hasta alcanzar la impresionante cifra de 300.000 URLs exclusivas. Webroot también ha observado que el número de trazas de programas espía en su base de datos de definiciones se ha duplicado en el mismo periodo hasta superar las 100.000.

“En el contexto de los programa espía existe un concepto que a menudo no se tiene en cuenta: es un negocio como otro cualquiera”, comentaba C. David Moll, presidente de Webroot Software. “A diferencia de los creadores de virus, que están motivados por el orgullo personal o por el deseo de fama, los proveedores de programas espía están motivados por los beneficios que obtienen: ya sea un céntimo por cada aparición emergente o un keylogger (capturador de teclado), que captura información de gran valor. Nuestra investigación demuestra que, al igual que cualquier otro negocio, los desarrolladores de programas espía están dedicados a aumentar sus márgenes de beneficios ampliando sus canales de distribución, utilizando nuevos productos y accediendo a nuevos mercados”.

Según el informe, el negocio de los programas espía está siendo amenazado por varios frentes. En 19 estados de Estados Unidos existen legislaciones en trámite contra los programas espía, y en el ámbito federal se encuentran pendientes cuatro proyectos de ley relativos a los programas espía. Los consumidores y las empresas están adoptando una posición más proactiva contra los programas espía, mediante el desarrollo de una solución anti-spyware probada como Webroot Spy Sweeper o mediante la adopción de otros hábitos al conectarse a Internet para proteger sus activos. Pero el informe sostiene que los desarrolladores de programas espía siguen luchando y negándose a renunciar a su participación en el mercado, tal y como lo demuestra el hecho de que más del 80% de PC de consumidores y empresas están infectados con programas espía, así como el aumento masivo en el número de sitios web de programas espía y trazas de estos programas. Este informe constata asimismo que los PC de consumidores presentan una media de 25,4 casos de programas espía por análisis.

En el State of Spyware Report, el informe sobre el estado de los programas espía, también se incluyen cifras concisas sobre el sector de los programas que muestran publicidad o “adware” y una explicación sobre cómo la reciente protesta pública contra estos programas ha afectado al modelo empresarial del sector. El informe incluye también los resultados de SpyAudits para consumidores y empresas de Webroot, una lista actualizada de las diez amenazas de programas espía y adware más importantes, una revisión detallada de la acción legislativa reciente y una compilación global de recientes incidentes de programas espía. Una de las novedades de esta edición del informe de Webroot sobre el estado de programas espía es el primer análisis que se ha realizado sobre el origen geográfico de los programas espía y qué países son los más infractores. Según el informe, la mayoría de los programas espía proceden de Estados Unidos, seguido de Polonia y Países Bajos en tercer lugar.